Fecha de Publicación: 23/04/2016 - Nombre de tema: NOTICIAS CIENTIFICAS.

TRATAMIENTO KINÉSICO
DE SINDROME DE MONDOR
compartir en facebookcompartir en twitter



El Síndrome o enfermedad de Mondor es una afección benigna rara de la mama. Fue descripta en 1.939 por un cirujano francés llamado Henri Mondor; en 1976 se publica el primer caso en Argentina.


Aparece frecuentemente tras la cirugía mamaria, sea una Mamoplastía (reducción mamaria) o una Mastopexía (levantamiento de los senos), en implantes mamarios, en la reconstrucción de mama, o en la corrección de la Ginecomastia. En casos muy raros pueden aparecer variantes en la dermolipectomia, en los miembros superiores, en el pene y en la axila, conocida como Síndrome axilar.

El síndrome de Mondor es una tromboflebitis. Anatómicamente los vasos más comúnmente afectados son las venas superficiales de la mama, venas toracoepigastricas, vena torácica lateral y vena epigástrica superior. Es una enfermedad rara en mujeres no sometidas a cirugía mamaria, en general es de fácil aparición en mujeres operadas de cirugía estética de la mama.

Se presenta clínicamente como un aumento de volumen (cordón palpable que se corresponde con el vaso afectado) doloroso e hipersensible. También se puede acompañar de eritema, edema y retracción. El primer síntoma que suelen manifestar las pacientes, aproximadamente a los dos o tres semanas de la cirugía, son molestias o dolor en el tórax; en este momento el cordón fibroso que caracteriza a la enfermedad de Mondor, suele ser ya fácilmente palpable.

Las molestias pueden aumentar, siendo más evidentes cuando se tensa el cordón (al elevar los brazos). El máximo de molestia se suele alcanzar entre el mes y medio y los dos meses, llegando en algunos casos a los seis meses. El cordón fibroso es palpable, con retracciones visibles y el paciente puede o no presentar dolor.

Las molestias pueden aumentar, siendo más evidentes cuando se tensa el cordón (al elevar los brazos). El máximo de molestia se suele alcanzar entre el mes y medio y los dos meses, llegando en algunos casos a los seis meses. El cordón fibroso es palpable, con retracciones visibles y el paciente puede o no presentar dolor.

La extensión del cordón fibroso puede ser de unos pocos centímetros o llegar hasta el hueso pélvico o las costillas. No suele presentarse enrojecimiento, ni calor local.

Etiología:
Diversos autores han postulado que el trauma directo o la presión sobre las venas torácicas laterales llevan a la estasis sanguínea con la consiguiente formación del trombo.

Anatomía patológica:

Se observa tromboflebitis y fleboesclerosis con invasión del endotelio vascular produciendo obliteración de la luz venosa con tejido fibroesclerótico.

El tratamiento
Este síndrome en general puede evolucionar benignamente sin que medie un tratamiento, con la desaparición de los síntomas a los dos meses aproximadamente. Sin embargo los pacientes presentan molestias de moderadas a importantes y se angustian por el dolor y la retracción (hay que recordar que son la mayoría pacientes de cirugía plástica), por lo tanto es importante reducir al máximo el tiempo de los síntomas evitando grandes retracciones.

Tratamiento médico: analgésicos y antiinflamatorios si el dolor es importante.

Tratamiento Kinésico:
El tratamiento kinésico resuelve en un 100% los síntomas, consiste en el uso de ultrasonido pulsante sobre el cordón fibrótico por un tiempo no mayor a 5 minutos por cordón.
La detección temprana de la formación del cordón fibrótico es esencial en el resultado y eficacia del tratamiento.





SOBRE UNA POBLACIÓN DE 25 PACIENTES CON SÍNDROME DE MONDOR:


a) 13 pacientes fueron detectados tempranamente, a los 20 días de la cirugía, antes que apareciera retracción visible para el paciente. 2 sesiones de ultrasonido fueron suficientes para disminuir los síntomas.

b) 8 pacientes fueron detectados aproximadamente a los 40 días de la cirugía, con síntomas de dolor y retracción ante los movimientos del brazo. Se necesitaron 6 sesiones de ultrasonido para resolver los síntomas.

c) 4 pacientes fueron detectados tardíamente, a los 2 meses de la cirugía. Se necesitaron 10 sesiones de ultrasonido para resolver los síntomas.



AUTORES:
Lic. Copetti Sandra y Lic. Copetti Marisa
Clínica de Cirugía Plástica “Prosickieviez + Rossi”


Ver Noticias Científicas
 
TEMAS RELACIONADOS
No hay temas relacionados.






Sr. Profesional:
Ahora usted tiene la posibilidad de brindarnos sus opiniones y consultas a través de este medio. Consideramos su aporte muy valioso para continuar con el crecimiento de nuestra institución.
Por este motivo, rogamos que su intervención se mantenga siempre dentro de los parámetros del respeto y la tolerancia, ya que los comentarios que se publiquen serán moderados y monitoreados por un responsable designado por el Colegio. Ante cualquier duda puede comunicarse a: administracion@colegiokinesiologos.com