Fecha de Publicación: 13/08/2015 - Nombre de tema: NOTICIAS CIENTIFICAS.

Entrevista a Armando Copponi.
La Kinesiología acuática (Rehabilitación acuática)
como alternativa para el inicio de una rehabilitación precoz.
compartir en facebookcompartir en twitter



Armando Copponi es un kinesiólogo que comenzó a trabajar en ILAR (Instituto de Lucha Antipoliomielítica y Rehabilitación del Lisiado) en 1995, y desde entonces, se vio comprometido con la tarea de formarse e incursionar en esto que es hoy su trabajo, la kinesiología acuática.

Actualmente está a cargo del Área de Hidroterapia de éste instituto y del Servicio de hidroterapia del IJS (Instituto Jaime Slullitel). Además, hace diez años, que viene dictando de manera ininterrumpida un “Curso anual de Kinesiología Acuática” en el Instituto Universitario del Gran Rosario, junto al kinesiólogo Cesar Petronio.

¿En qué consiste la kinesiología acuática?

Consiste en trabajar en el medio acuático, a través de ejercicios terapéuticos, en la reeducación motriz de un paciente. Ésta rehabilitación puede estar enfocada a una lesión neurológica, traumatológica, deportiva, reumatológica, etc., o sea que existen múltiples áreas de abordaje dentro de la Kinesiología acuática.

La kinesiología acuática se nutre de herramientas, que no son ni más ni menos, que las técnicas acuáticas específicas, que le dan el sustento terapéutico a esta especialidad dentro de la Kinesiología. A veces la gente confunde lo que es gimnasia acuática, o ir a nadar, con lo que es rehabilitación acuática. La gimnasia en el agua, muy importante en una etapa de cronicidad del paciente para lograr un período de mantenimiento de las funciones, tiene una metodología más genérica, sin especificidad en lo que realmente necesita un sujeto que va a rehabilitar, ya que muchas veces para todos es lo mismo, sin tener en cuenta edad, sexo, alteraciones posturales, peso, nivel de entrenamiento, etc. Un trabajo de rehabilitación acuática debe ser específico, controlado y sistemático, y va a depender directamente de la lesión que tenga el sujeto que asista a la piscina, para ello, aparte de la derivación médica específica para llevar adelante el tratamiento, debemos realizar una “Evaluación Kinésica exhaustiva” antes de comenzar el trabajo propiamente dicho en el agua.

¿Cuándo se implementó la kinesiología acuática en el ILAR?

Aproximadamente en el año 95´, cuando ingresé a la institución, la piscina se utilizaba muy poco, sola con algunos pacientes y los kinesiólogos no se metían al agua. Es allí donde tomo el Área de Recreación y Deportes y comienzo a utilizarla con más frecuencia.

Hasta ese momento solo se utilizaba con pacientes crónicos; es decir, pacientes que ya habían pasado por un periodo de rehabilitación de 6-8 meses, y yo los tomaba para hacer una clase grupal de “Gimnasia en el agua” y una clase “Grupal Recreativa en el Gimnasio”.

Con el correr de los años, se fue llevando ese abordaje de solo pacientes crónicos a pacientes en estadío agudo y sub-agudo.

Esto fue posible a raíz de un convenio que se hizo con el IUGR, hace 10 años atrás, en el cual los alumnos asistían a hacer prácticas hospitalarias, las cuales también incluían el Área de Hidroterapia. Con estos “Recursos Humanos” pudimos prestar más atención a pacientes agudos y sub-agudos, ya que en estos casos, se necesita un abordaje más individual, uno a uno, pensando esencialmente, en la complejidad con la que el paciente asiste a la institución.

¿Cómo te formaste en Kinesiología Acuática?

En el año 95, cuando yo arranco no había formaciones a nivel local, lo más cercano que había era Brasil. Recién en el 2004 me pude ir a Brasil, Rio de Janeiro y realicé mi primera Certificación Internacional en dos métodos, Halliwick (más útil para la atención del paciente Neurológico) y Bad Ragaz (más utilizado en Ortopedia, Reumatología y Deportes). Luego seguí mi formación en Sao Pablo, en Watsu I, II, y III (herramienta muy interesante para lograr una Relajación Pasiva en un paciente). También busqué apoyo en otra técnica llamada Ai Chi (con la cual se trabaja la Relajación Activa), y por último Terapia Manual Acuática.

A mi entender, estas son las herramientas esenciales, que cualquier Kinesiólogo que quiera trabajar en el agua debe conocer.

¿Actualmente hay formaciones a nivel nacional?

Nosotros, a través de la Universidad, hace 10 años venimos dictando ininterrumpidamente una formación Anual de 7 módulos, para profesionales y alumnos avanzados de la carrera. La universidad nos brindó la oportunidad de traer Instructores Internacionales a dar capacitaciones en diferentes técnicas, pero en Argentina aún no hay formadores que puedan difundir esas técnicas. Nosotros, sólo estamos autorizados a brindar una formación básica; para lo demás se necesitan Instructores o Maestros Internacionales.

Se está organizando para el 11 y 12 de Septiembre de 2015, un “Congreso argentino-brasilero de Kinesiología Acuática” donde van a asistir dos disertantes de renombre de Brasil y el resto de los disertantes son reconocidos profesionales nacionales. El 11 será la parte teórica con conferencias y mesas redondas de deportes, gerontología, cardiorrespiratorio y neurología. El sábado 12 serían los Talleres prácticos, distribuidos en 3 o 4 piletas de Rosario donde se va a dar la modalidad taller-práctico de 2 horas de duración.

¿Qué grado de popularidad tiene la kinesiología acuática entre los profesionales?

A nosotros nos ha sorprendido, que durante 10 años, hayamos podido dar, y continuar dando, de manera ininterrumpida la formación a grupos de profesionales nacionales e internacionales, con cortes de 30 a 35 personas por curso.

Para esta terapia, uno necesita una pileta terapéutica o adaptar una pileta comunitaria, y en Rosario no hay muchas piletas terapéuticas, y a los clubes no les interesa adaptar las suyas porque no les es redituable. Así y todo el grado de aceptación es sorprendente.

También tenemos la suerte de que las obras sociales incluyan en su nomenclador la kinesiología acuática dentro del arsenal de prestaciones que ofrecen a sus afiliados. Hoy la están reconociendo y codificando, como en su momento también lo hicieron con el RPG o el Drenaje linfático Manual.

En Rosario el Colegio de Kinesiólogos presentó una fundamentación a todas las obras sociales, del por qué incorporar la Kinesiología Acuática dentro de las prestaciones, y hay muchas obras sociales que ya lo están aceptando.

¿Cuáles son los beneficios más destacados de la kinesiología acuática en comparación con otras terapias de rehabilitación?


Es un medio contenedor, un medio que siempre va a ayudar y cuidar al paciente.
Los riesgos se ven disminuidos en el agua. Los ejercicios son agradables ya que se realizan casi sin esfuerzo. Y lo que tiene el agua, básicamente por los dos principios fundamentales que posee FLOTACIÓN (el principio de Arquímedes), y el de PRESIÓN HIDROSTÁTICA genera que podamos iniciar una rehabilitación precoz con el paciente. O sea, un paciente a los días o a la semana, puede ya estar trabajando la descarga de peso, la marcha, el trote, diferentes tipos de ejercicios, casi sin ningún riesgo y sin perder algo muy importante en el Control Motor, que es la MEMORIA KINESTÉSICA. Con lo único que hay que tener cuidado es con la cicatrización de la herida de los pacientes que están operados, pero actualmente eso es simple, ya que existen en el mercado apósitos especiales para el agua, que impiden que la herida se infecte.

¿Cuánto dura generalmente una rehabilitación?

Nosotros tratamos que la rehabilitación sea lo más rápida posible, porque utilizamos al agua como un elemento que favorece el proceso de cicatrización, y lo hace más fisiológico; pero los tiempos biológicos son inalterables. Trabajamos moldeando ese proceso de cicatrización de cualquier lesión que pueda llegar a tener nuestro paciente. Para ésto, trabajamos en equipos Intradisciplinarios e interdisciplinarios y siempre difundiendo esta terapia, para lograr que el médico, que es el que deriva al paciente, sepa en qué momento hacerlo.
Los resultados son mucho mejores, cuanto más precozmente el paciente inicie la rehabilitación.

La frecuencia va a depender de si el paciente hace otro tipo de terapia complementaria o no. Es decir, hacer rehabilición en el agua no quita que el paciente pueda hacer otro tipo de rehabilitación. Nosotros tratamos de armar protocolos combinados, entre consultorio, terapia manual, gimnasio y pileta. De esta forma no sobrecargamos al paciente brindándole ciclos de carga y descarga, siempre con el objetivo de una rápida y eficaz recuperación del mismo.

A nivel mundial, ¿cuál es el grado de aceptación de la kinesiología acuática?


Hay lugares donde la Rehabilitación acuática es muy fuerte como Alemania, Inglaterra, Suiza, Holanda, Israel y Estados Unidos. En Sudamérica, actualmente es Brasil el país más avanzado, y Argentina está un poco más lejos, aún le hace falta más formación y difusión, pero de a poco vamos creciendo.



AUTOR:
Área de Comunicación.




Ver Noticias Científicas
 
TEMAS RELACIONADOS
No hay temas relacionados.






Sr. Profesional:
Ahora usted tiene la posibilidad de brindarnos sus opiniones y consultas a través de este medio. Consideramos su aporte muy valioso para continuar con el crecimiento de nuestra institución.
Por este motivo, rogamos que su intervención se mantenga siempre dentro de los parámetros del respeto y la tolerancia, ya que los comentarios que se publiquen serán moderados y monitoreados por un responsable designado por el Colegio. Ante cualquier duda puede comunicarse a: administracion@colegiokinesiologos.com